. . . . .

Necesito soltar esta mierda, porque soy un triste intento de ser fuerte y finjo mal que no me importa.
Que no me importa no importarle o no ser más que una entre muchas, un entretenimiento o un recuerdo amargo.

Porque estoy cansada de los besos vacíos de una noche, y los besos de nostalgia solo traen dolor.
Porque te tumbas cierras los ojos, y la soledad sigue ahí, esperándote.
Mis besos ya no tiene nombre y la cama está fría, más fría que nunca.

Anuncios

No, yo no soy buena.

Fue esta frase, la que me hizo reaccionar: “Tu no podrías hacer eso, eres demasiado buena”…
¡Y una mierda! yo no soy buena.
Fui yo, si, aquella vez la culpa fue mía, unicamente mía.
Yo lo rompí, lo hice añicos, mil añicos sin darme cuenta, y luego intenté juntarlos llorando como una idiota.
Una idiota que se da cuenta de que acaba de romper lo que mas quería.
Que sabe que los trozos no volverán a encajar jamas, al menos no de la misma forma que antes.
Nunca volverán a ser uno.
Solo se merecía sonrisas, y yo las convertí en llanto.
Esto pesará siempre sobre mi conciencia, mi único consuelo es pensar que dejé algún buen recuerdo a mi paso.

Las buenas personas, no hacen daño a otras buenas personas, y por esto yo no merezco ese titulo.

La única dispuesta a abrazarle.

.

Caos de pensamiento
ideas revueltas
y dudoso conocimiento.

Sin saber que hacer
o que pensar.
Apenas como actuar
y ni que decir, el como vivir.

Perdido se hallaba
sin saber bien que decir
sin lógica actuaba.

Solo una cosa podía justificarle
su musa hermosa
la única dispuesta a abrazarle.

Hilandera de argumentos
mensajera de sentimientos
emociones reprimidas
y amores no resueltos.

En ella ahogaba su locura
que el verde hada causaba
era su perdición
su manzana envenenada.

¿Cual seria su nombre?
pues ni el mismo lo sabia
pero ella tenia un nombre
y su nombre era poesía

Belleza de las cosas simples.

Camino sola y en silencio
serena y tranquila.
disfruto del paisaje
de una ciudad conocida.

La acera mojada
el viento en mi cara
me siento libre
apenas cansada.

Faroles negros
rodean mi camino
vigías elegantes
con marcado destino.

Mínimas flores blancas
puras y delicadas
arropadas con verde hierba
aun oliendo a madrugada.

De la lluvia quedan recuerdos
con forma de mares menudos
evito mirar con nostalgia
pues debo rodearlos
mirar a tiempos futuros.

Mi pelo rebelde
ondea y me envuelve
lo aparto y suspiro
ya lo vislumbro, allí
el fin de mi camino.

Y a través del frió cristal
colecciono miradas ajenas
miradas sin nombre y perdidas
algunas incomprensibles
duelen y muestran sus heridas.

Un día en el mundo paralelo.

Esta mañana me he levantado, era un día igual que cualquier otro, pero sentía aires de cambio y harta de esta realidad monótona, decidí pasar el día en el mundo paralelo, mi mundo paralelo.

Desayune, me vestí, pero no me peine, había despertado con el pelo perfectamente colocado. Cuando me disponía a salir descubrí que estaba lloviendo, lloviendo zumo de piña y decidí coger una enorme hoja para cubrirme.
Llegue hasta la parada, donde se encontraba mi transporte; un monstruo de metal blanco y violeta con grandes ojos luminosos que haría tiritar como una niña al mismísimo hércules, con valentía y dos lagrimas de unicornio me dispuse a pagar y entrar fingiendo despreocupación, en su organismo.
Me senté cerca de la entrada, craso error, la bandada de cotorras y cacatúas estaba justo delante, no paraban de gritar de manera estridente e insalubre.

El viaje llego a su fin no tendría que oírlas mas (hasta mañana), me baje y puse rumbo al castillo donde estudiaba. A primera hora la magia de pintar con luz, dibuje unas cuantas imágenes que hice aparecer con líquidos que olían a sudor de toll, hable idiomas bárbaros, admire obras de arte, conocí a sabios en boca de otros sabios y por ultimo poesía y literatura de otra época, no me quejo.
Tras las clases, como seguía lloviendo zumo me fui a buscar al monstruo metálico, en el lugar subterráneo donde esta la gente con prisa, me subí al monstruo y no paso nada interesante. Llegue a casa y me dispuse a escribir mi día.

Todo esto fue causado por que john lennon cantando al señor cartero, fue la banda sonora inesperada de mis sueños a las 4:45 de la madrugada, ¿como ocurrio? misterios de la vida.

No logro entender.

¿Que es esto amigos? quizá un mal sueño, en el que un pequeño grupo de personas grita y miles de ellas se tapan los odios para no escuchar. Las cosas así no van a ningún lado y no me las voy a dar de radical reivindicadora, ya que no lo soy ni mucho menos pero a esa gente que destila indiferencia, ante lo que tiene frente a su nariz solo me gustaría decirles, que despierten y miren joder! esto afecta a tu futuro y al de las futuras generaciones.

¿Que es eso de suprimir bachilleres “prescindibles”? lo siento señor político no lo entiendo, ¿es por eso de que a los artistas se les tache de lacra social y vividores del cuento? pues permitame decirle distinguido señor que eso me suena mas a su profesión; mas que vividores del cuento, son vividores de cuentos, de cinismo y falsedad.
Harta estoy de oratoria barata que engaña al pueblo, de medidas asfixiantes y de retroceder en el tiempo a un pasado clasista, en el que el derecho de saber solo este al alcance de unos pocos.