Belleza de las cosas simples.

Camino sola y en silencio
serena y tranquila.
disfruto del paisaje
de una ciudad conocida.

La acera mojada
el viento en mi cara
me siento libre
apenas cansada.

Faroles negros
rodean mi camino
vigías elegantes
con marcado destino.

Mínimas flores blancas
puras y delicadas
arropadas con verde hierba
aun oliendo a madrugada.

De la lluvia quedan recuerdos
con forma de mares menudos
evito mirar con nostalgia
pues debo rodearlos
mirar a tiempos futuros.

Mi pelo rebelde
ondea y me envuelve
lo aparto y suspiro
ya lo vislumbro, allí
el fin de mi camino.

Y a través del frió cristal
colecciono miradas ajenas
miradas sin nombre y perdidas
algunas incomprensibles
duelen y muestran sus heridas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s